Ahrimán

Definición

El sustantivo masculino «Ahrimán», proveniente de la mitología persa, se refiere a un personaje místico considerado como la encarnación de la mala mente de los humanos y un demonio destructivo. En la cosmovisión del mazdeísmo o zoroastrismo, religión fundada por Zoroastro, Ahrimán representa la personificación del mal y la oscuridad, contrapuesto a Ahura Mazda u Ormuzd, la deidad suprema asociada con el bien y la luz.

Etimología

La etimología de «Ahrimán» se remonta al persa «ahirman», que a su vez proviene del zend, un dialecto utilizado en el zoroastrismo. La palabra está compuesta por «ahra», que significa «malo» en zend, y «manynious», derivado del sánscrito «man», que significa «espíritu».
La combinación de estos elementos etimológicos sugiere la esencia misma del concepto de Ahrimán: un espíritu maligno y destructor que representa las fuerzas del caos y la oscuridad en la cosmología zoroástrica.

acritud Acritud, como sustantivo femenino, se refiere a la calidad áspera que pueden tener las c...
acotación Es un sustantivo femenino como la acción y efecto de acotar o de acotarse o poner coto de...

Ahrimán es visto como el adversario eterno de Ahura Mazda, luchando en un conflicto cósmico por el dominio sobre el universo y el destino de la humanidad. Su figura encarna la manifestación del mal y la discordia, desafiando constantemente el orden divino y la creación.

Este antagonismo entre Ahrimán y Ahura Mazda forma la base de la dualidad fundamental en el zoroastrismo, donde el bien y el mal están en constante lucha, y los humanos son llamados a tomar parte en esta batalla eligiendo el lado de la rectitud y la virtud.

Características de Ahrimán

Ahrimán, como figura mítica y representación del mal en el zoroastrismo, posee varias características que definen su papel en la cosmología y la mitología persa:

1. Naturaleza maligna:

Ahrimán es concebido como un ser inherentemente malévolo, cuya esencia está ligada a la oscuridad, el caos y la destrucción. Su propósito es antagonizar y desafiar el orden divino establecido por Ahura Mazda.

La maldad de Ahrimán se manifiesta en su deseo de corromper y pervertir la creación divina, sembrando discordia y sufrimiento en el mundo.

2. Adversario de Ahura Mazda:

Ahrimán es el principal oponente de Ahura Mazda, el dios supremo del zoroastrismo. Ambos representan fuerzas antagónicas que luchan por el control del universo y la supremacía moral.

La lucha entre Ahrimán y Ahura Mazda es el eje central de la mitología zoroástrica, simbolizando la eterna confrontación entre el bien y el mal.

3. Creador del mal y la enfermedad:

Se atribuye a Ahrimán la responsabilidad de la creación del mal y la enfermedad en el mundo. Es considerado el origen de todas las desgracias y calamidades que afligen a la humanidad.

En la cosmología zoroástrica, Ahrimán es responsable de la introducción del sufrimiento y el dolor en el universo, representando la negación del orden y la armonía divina.

Impacto cultural y religioso

La figura de Ahrimán ha tenido un profundo impacto en la cultura y la religión del antiguo Irán y en las tradiciones posteriores influenciadas por el zoroastrismo:
Ahrimán es una fuente de inspiración para la literatura, el arte y la filosofía persas, donde su figura se representa como el símbolo máximo del mal y la adversidad.
En la práctica religiosa zoroástrica, Ahrimán es invocado como el enemigo a vencer mediante la práctica de la virtud y la adoración a Ahura Mazda.
La dualidad entre Ahrimán y Ahura Mazda ha influido en la concepción del bien y el mal en otras religiones y sistemas filosóficos, marcando un legado duradero en la historia de las ideas.
La comprensión de Ahrimán como un símbolo del mal y la oposición al bien ha trascendido las fronteras del zoroastrismo, convirtiéndose en un arquetipo universal que refleja la eterna lucha entre la luz y la oscuridad en la experiencia humana.

Bibliografía ► Definiciona.com (marzo 8, 2024). Definición y etimología de ahrimán. Recuperado de https://definiciona.com/ahriman/