Significado y definicion de volcán, etimologia de volcán

Definición

Qué es, concepto o significado

Los volcanes son grietas en la corteza por donde fluye el magma. El magma se encuentra a una temperatura muy superior a la corteza. En algunos puntos está constituido por materiales fundidos y situados a relativamente poca distancia de la superficie exterior, unos 40 ó 50 Km. Esto posibilita las erupciones volcánicas. Muchos volcanes son visibles porque forman montañas y porque tienen fumarolas con actividad en constante, en otros casos son submarinos, como en el caso del volcán más grande del mundo, el Tamu Massif, que mide 310.000 kilómetros y está localizado en el Océano Pacífico al este del Japón.



Etimología

Origen, historia o formación

El origen de la palabra volcán es latina y proviene del nombre de la deidad romana Vulcano, quien era el dios del fuego y de los volcanes en la mitología romana, en la mitología griega es conocido como Hefesto.


Partes de un volcán

Un volcán está formado por varias partes:

  • Foco volcánico: que es la bolsa de magma propiamente dicha.
  • Cráter: es el punto concreto de salida de los materiales del magma al exterior.
  • Chimenea: es el conducto de comunicación entre el foco volcánico y el cráter. Cuando los materiales del foco volcánico fluyen por varios cráteres, los volcanes son compuestos y están situados en el interior de una cavidad llamada caldera.

Materiales de los volcanes

Los materiales que fluyen hacia el exterior pueden estar en estado gaseoso, líquido o sólido.

  • Materiales en estado gaseoso: algunos de estos materiales expulsados pueden ser inflamables como el hidrógeno o el metano los cuales pueden llegar a producir grandes llamaradas. Otros materiales son incombustibles, entre estos encontramos por ejemplo el nitrógeno, el anhídrido sulfuroso y el vapor del agua. Estos constituyen el principal peligro de una erupción volcánica porque se encuentran a altas temperatura y se desplazan rápidamente.
  • Materiales en estado líquido: Estos materiales reciben el nombre de lava y su temperatura puede oscilar entre los 900 y 1200 º C. Las lavas que no contienen mucho silicio son muy fluidas y se desparraman como ríos incandescentes. Las lavas ricas en silicio son más espesas.
  • Materiales en estado sólido: tanto la chimenea como el cráter están taponados por materiales sólidos que son expulsados con la erupción. En muchas ocasiones la lava que es expulsada hacia arriba se solidifica antes de caer al suelo dando origen a las bombas o panes volcánicos. En otras ocasiones la lava se pulveriza y da lugar a pequeñas bolitas, denominadas lapilli, o polvo o cenizas volcánicas. Otros materiales sólidos son formados por la mezcla de piedra (véase: roca) y gases como la piedra pómez.

Clasificación de los volcanes

Los volcanes pueden clasificarse según la forma de la chimenea o los materiales que conforman la lava. De este modo se distinguen varios tipos de volcanes entre los que se encuentran:

  • Volcán hawaiano: Es un volcán que carece de explosión y cuya lava es fluida derramándose a gran distancia después de rebosar el cráter. El cono es achatado y formado por capas de lava superpuestas.
  • Volcán estromboliano: La erupción es precedida por una explosión que lanza bombas volcánicas y lapilli. El cono tiene unas paredes abruptas y de fuerte pendiente.
  • Volcán vulcaniano: La lava es muy viscosa, tanto que tapona el cráter generando que en el momento de la erupción grandes explosiones en las que son despedidos al exterior materiales sólidos, cenizas y vapor de agua (lluvias de barro). El cráter queda muy afectado por la violencia de las explosiones.
  • Volcán peleano: sus lavas son las más viscosas y los gases de la explosión las empujan hacia el exterior aunque se solidifican casi de forma inmediata formando columnas. Cuando se produce una explosión de este tipo es de violencia inusitada.

Así mismo se pueden clasificar de acuerdo a su tipo de actividad en:

  • Activos: Son volcanes a los cuales no se les puede predecir fácilmente el momento de la erupción ya que su actividad siempre es latente, activa, pero no lo suficiente para erupcionar.
  • Durmientes: Son volcanes que mantienen fumarolas y aguas termales activas pero que no han erupcionado dese hacer varios cientos de años. 
  • Extintos: Se consideran extintos a los volcanes que hicieron erupción por última vez hace 25.000 años. Sin embargo, no se descarta que en cualquier  momento puedan erupcionar o presentar actividad por lo cual, al igual que los activos y los durmientes, deben ser constantemente monitoreados.

Existen otros tipos de actividad volcánica generadas por las grandes temperaturas reinantes en el magma. Estas pueden provocar la salida continua y tranquila de gases por las grietas sin necesidad de erupcionar, como en las fumarolas, los géyseres y las fuentes termales.

  • Fumarolas: son emisiones de gases de alta temperatura entre los 200 y 800º C
  • Géyseres: fuentes intermitentes de agua hirviendo.
  • Fuentes termales: son fuentes por las que sale agua caliente a una temperatura inferior al punto de ebullición.

Para qué sirven los volcanes

Aunque los volcanes son vistos como desastres naturales, las aguas termales que mantienen calientes y las piedras ígneas (véase roca) que se forman tras el enfriamiento de la lava, son de utilidad para las personas, como en el caso de la piedra pómez.

 

volcán

Ampliar vocabulario

¿Conoces el significado de estas palabras?

ventrón


valuación


varioloide


vendimiable


veinticuatría


viejazo


Bibliografía ►

Siguiente Definición al azar


  
 PALABRAS RELACIONADAS
Concepto, definición corta y significado de volcán - Etimología y origen de la palabra volcán - Qué es volcán - RAE - Wikipedia.