Lexema

Definición

El lexema es una clase de morfema que, al unirse con un morfema derivativo o con un morfema flexivo, conforma una palabra. El lexema contiene la mayor carga semántica o significativa de la palabra y conforma una lista abierta e ilimitada de palabras dentro de una lengua.

Etimología

La palabra «lexema» se utiliza en lingüística para referirse a la raíz de una palabra que lleva su propio significado semántico y que puede combinarse con otros elementos para formar nuevas palabras. El término proviene del griego «lexis» que significa «discurso» o «palabra», y «-ema», que es un sufijo que se utiliza para formar sustantivos que denotan algo abstracto. Su raíz etimológica se encuentra en la palabra griega «lexis», que se deriva del verbo «legein», que traduce «decir» o «hablar». El término «lexema» fue utilizado por primera vez por el lingüista francés Michel Bréal en su obra «Essai de sémantique» publicada en 1897.

limuliano DefiniciónAdjetivo. Este vocabulario en la actualidad se encuentra desusado (en zoología) se refiere como pare...
lampsana DefiniciónSustantivo femenino. Este término es de uso bastante inusual, inclusive anticuado se refiere (en bot...

El lexema es la unidad básica de la palabra que se puede identificar como la parte que lleva el significado fundamental de una palabra. Por ejemplo, en la palabra «amable», el lexema es «am-«, que significa «amor» o «afecto», mientras que el sufijo «-able» se utiliza para formar adjetivos que indican posibilidad o capacidad.

Esta dicción se emplea en lingüística y en teoría del lenguaje en varios idiomas, incluyendo el inglés, francés, español, italiano y alemán, entre otros. En inglés, la palabra «lexeme» se utiliza para referirse a la unidad básica de la palabra, mientras que en francés se utiliza «lexème», en español «lexema», en italiano «lessico» y en alemán «Lexem».

Los lexemas, también conocidos como morfemas léxicos o raíces, son la base y el elemento que no cambia dentro de la palabra cuando se hace una lista léxica de las derivaciones que pueden salir de ella y cuyo significado se encuentra en el diccionario. El lexema puede expresar por sí mismo un significado gramatical, se encuentra en todas las palabras y los morfemas que se le unen solo complementan su significado.

Algunos estudiosos excluyen a los lexemas o raíces de los morfemas, restringiendo el término «morfema» a los morfemas derivativos y flexivos.

Sin embargo, podemos encontrar que dentro de una lengua los morfemas léxicos o morfemas pueden clasificarse como lexemas independientes o lexemas dependientes. Una clase de lexema independiente serían las preposiciones, porque no necesitan complementarse con otros monemas para tener un significado pleno (preposiciones como: dentro, para, con).

Por su parte, los lexemas dependiente son aquellos que, a pesar de contener la mayor carga significativa, necesitan de otro monema para expresar un significado pleno, esto suele suceder con los verbos, pues necesitan de desinencias para expresar el tiempo (corr-er, corr-ía); y con los sustantivos, que necesitan de monemas flexivos que expresen su número y género (niñ-o, niñ-a, niñ-os).

Ejemplos de lexemas

Un ejemplo común de lexema es «amor». Este lexema se utiliza en muchas palabras relacionadas con el amor, como «amoroso», «amoroso», «desamorado», «amoratado», «amorfo», entre otras. En cada una de estas palabras, el lexema «amor» se combina con otros prefijos o sufijos para crear una palabra nueva y diferente.

Otro ejemplo de lexema es «port». Este lexema se utiliza en muchas palabras relacionadas con el transporte, como «transporte», «portero», «portuario», «portátil», «portaequipajes», entre otras. En cada una de estas palabras, el lexema «port» se combina con otros prefijos o sufijos para crear una palabra nueva y diferente.

También hay muchos ejemplos de lexemas en idiomas extranjeros. Por ejemplo, en el japonés, el lexema «tabe» se utiliza para referirse a comer. Por lo tanto, la palabra «taberu» significa «comer» y la palabra «tabemono» significa «comida». En el español, el lexema «mano» se utiliza en muchas palabras relacionadas con las manos, como «manopla», «manuscrito», «manoplas», «manos libres», entre otras.

En el alemán, el lexema «kunst» se utiliza para referirse al arte. Por lo tanto, la palabra «Künstler» significa «artista» y la palabra «Kunstwerk» significa «obra de arte». En el francés, el lexema «fleur» se utiliza para referirse a las flores. Por lo tanto, la palabra «fleuriste» significa «florista» y la palabra «fleuron» significa «flor».

Estos ejemplos de lexemas muestran cómo las palabras pueden compartir una raíz común para crear nuevas palabras con significados diferentes. Los lexemas son una parte importante de la lingüística, ya que ayudan a explicar cómo se forman las palabras y cómo se relacionan entre sí en diferentes idiomas. Es fascinante ver cómo estos pueden encontrarse en palabras de diferentes idiomas y culturas, y cómo se pueden utilizar para crear nuevas palabras que reflejen la riqueza y diversidad del lenguaje humano.

Tipos de lexemas

Los lexemas se dividen en diferentes categorías según su función gramatical. A continuación, se describen los tipos de lexemas más comunes en la lengua española:

Sustantivos:

Los sustantivos son palabras que se utilizan para nombrar personas, lugares, objetos o conceptos. Los lexemas de sustantivos suelen ser palabras básicas que no derivan de otras. Ejemplos de lexemas de sustantivos son «casa», «perro», «libro» y «vida».

Verbos:

Los verbos son palabras que se utilizan para indicar accion/»>acciones, procesos o estados. Los lexemas de verbos suelen ser palabras básicas que no derivan de otras. Ejemplos de lexemas de verbos son «correr», «leer», «escribir» y «dormir».

Adjetivos:

Los adjetivos son palabras que se utilizan para describir o calificar sustantivos o pronombres. Los lexemas de adjetivos suelen ser palabras básicas que no derivan de otras. Ejemplos de lexemas de adjetivos son «rojo», «bonito», «alto» y «cálido».

Adverbios:

Los adverbios son palabras que se utilizan para modificar el significado de un verbo, un adjetivo o otro adverbio. Los lexemas de adverbios suelen ser palabras básicas que no derivan de otras. Ejemplos de lexemas de adverbios son «rápidamente», «bien», «ahora» y «muy».

Prefijos:

Los prefijos son partículas que se añaden al principio de una palabra para modificar su significado. Los prefijos no tienen significado por sí mismos, pero pueden modificar el significado del lexema al que se unen. Ejemplos de prefijos son «des-«, como en «deshacer», «re-«, como en «releer» y «in-«, como en «injusto».

Sufijos:

Los sufijos son partículas que se añaden al final de una palabra para modificar su significado. Los sufijos no tienen significado por sí mismos, pero pueden modificar el significado del lexema al que se unen. Ejemplos de sufijos son «-ción», como en «atención», «-ero», como en «panadero» y «-oso», como en «amoroso».

Raíces:

Las raíces son los lexemas más básicos e irreductibles de una palabra. A partir de las raíces se construyen los demás lexemas mediante la adición de prefijos y sufijos. Ejemplos de raíces son «vid-» en «vida», «amor-» en «amor» y «gust-» en «gusto».

Derivación y composición

La derivación es un proceso mediante el cual se añade un prefijo o un sufijo a un lexema para crear una palabra nueva. Por ejemplo, el lexema «amor» se puede derivar en la palabra «amoroso», mediante la adición del sufijo «-oso». En este caso, el sufijo «-oso» significa «que tiene», por lo que la palabra «amoroso» significa «que tiene amor».

Otro ejemplo de derivación sería la palabra «verdad», que puede ser derivada en «verdadero» mediante la adición del sufijo «-ero». En este caso, el sufijo «-ero» significa «que tiene las características de», por lo que la palabra «verdadero» significa «que tiene las características de la verdad».

La composición es un proceso mediante el cual se combinan dos o más lexemas para crear una nueva palabra. Por ejemplo, la palabra «portátil» se compone de los lexemas «port» y «átil». En este caso, el lexema «port» se refiere al transporte y el lexema «átil» significa «que puede ser llevado», por lo que la palabra «portátil» significa «que puede ser llevado en transporte».

Otro ejemplo de composición sería la palabra «computadora», que se compone de los lexemas «comput» y «dora». En este caso, el lexema «comput» se refiere a la computación y el lexema «dora» significa «dispositivo», por lo que la palabra «computadora» significa «dispositivo de computación».

La derivación y la composición son procesos importantes en la formación de palabras en muchos idiomas. Al utilizar los lexemas existentes para crear nuevas palabras, se pueden transmitir significados precisos y específicos. Además, la capacidad de combinar lexemas de diferentes formas puede permitir la creación de palabras que no existían previamente, enriqueciendo así el lenguaje y su capacidad para expresar ideas y conceptos complejos.

Variaciones de lexemas

La primera variación de lexemas es la inflexión. La inflexión se refiere a los cambios en la forma de un lexema para indicar la función gramatical de una palabra. Por ejemplo, la palabra «amigo» puede ser inflexionada en «amigos» para indicar que se refiere a varias personas. Del mismo modo, la palabra «correr» puede ser inflexionada en «corre» o «corremos» para indicar diferentes tiempos verbales y personas.

Otra variación de lexemas es la flexión de género. En muchos idiomas, las palabras tienen género, lo que significa que pueden ser masculinas o femeninas. La flexión de género se refiere a los cambios en la forma de un lexema para indicar el género de una palabra. Por ejemplo, la palabra «gato» puede ser flexionada en «gata» para indicar que se refiere a una hembra.

La derivación también es una variación común de lexemas. La derivación se refiere a la creación de nuevas palabras mediante la adición de un prefijo o sufijo a un lexema existente. Por ejemplo, la palabra «amor» puede ser derivada en «amoroso» mediante la adición del sufijo «-oso». En este caso, la palabra «amoroso» significa «que tiene amor» y es una nueva palabra creada a partir del lexema «amor».

La composición es otra variación de lexemas. La composición se refiere a la creación de nuevas palabras mediante la combinación de dos o más lexemas. Por ejemplo, la palabra «paraguas» se compone de los lexemas «para» y «agua». En este caso, la palabra «paraguas» significa «para agua» y es una nueva palabra creada a partir de dos lexemas existentes.

Finalmente, las variaciones de pronunciación también pueden afectar al significado de los lexemas. Por ejemplo, la palabra «conflicto» puede ser pronunciada con el acento en la segunda sílaba («con-flic-to») o en la tercera sílaba («con-flic-to»), lo que puede cambiar su significado.

Uso del lexema en diferentes idiomas

En primer lugar, es importante tener en cuenta que los lexemas se utilizan de diferentes maneras en diferentes idiomas. Por ejemplo, el lexema «agua» en español se utiliza como sustantivo y se refiere a un líquido transparente e inodoro que es esencial para la vida. En cambio, en alemán, el lexema «Wasser» puede ser utilizado como sustantivo o como verbo, y también puede referirse a líquidos diferentes del agua, como jugo o vino.

Otro ejemplo interesante es el uso del lexema «casa» en diferentes idiomas. En español, «casa» se refiere a una construcción que sirve como vivienda. Sin embargo, en portugués, «casa» también puede referirse a una tienda o un negocio, mientras que en italiano, «casa» se utiliza para referirse a la casa de alguien en lugar de la propia.

La composición de los lexemas también puede variar en diferentes idiomas. Por ejemplo, en inglés, se utilizan frecuentemente las palabras compuestas para crear nuevos términos, como «hamburguesa» (hamburger), que combina los lexemas «hamburguesa» y «pan». En japonés, por otro lado, se utilizan los kanjis (caracteres chinos) para componer palabras, y los lexemas japoneses suelen estar formados por dos o más kanjis que combinan sus significados.

La inflexión de los lexemas también puede variar entre distintos idiomas. En ruso, por ejemplo, los sustantivos cambian de forma dependiendo de su género, número y caso, lo que afecta al uso del lexema en una oración. En español, por otro lado, la inflexión de género y número también es común, pero no existen casos gramaticales como en ruso.

Usos y aplicaciones del lexema

Sirve para analizar la construcción de una palabra dentro de una lengua y hallar su mayor componente significativo.

Bibliografía ► Definiciona.com (14 marzo, 2023). Definición y etimología de lexema. Recuperado de https://definiciona.com/lexema/