Literatura

Definición

Se entiende por literatura la producción intelectual que utiliza el lenguaje y la escritura como vía de expresión, a manera narrativa. Es un arte mayor que abarca varios géneros literarios, por ejemplo, la novela, el cuento, la poesía, el ensayo, etc. Se excluye escritura científica, técnica, informes y composiciones escritas de este estilo.

Etimología

La palaba literatura es de origen latino en «litterae«, que evolucionará después a «litteratūra», con igual significación. Con tal nombre se hace referencia a las letras (littera), más específicamente significa «la formación de las letras».

longilobulado Adjetivo. Este vocablo es de uso bastante infrecuente, inclusive se le considera obsoleto...
llega Sustantivo femenino. Este vocabulario rural empleado en la comunidad autónoma de Aragón e...

La forma sufija en «-ura», en este caso convertido en «-tura», indica abstracción de la idea expresada por un adjetivo o participio. Suele formar cualidad como en los casos de loco y locura, llano y llanura. En los casos en los que el sufijo ura se aplica a un verbo, da acción a ese verbo, como en los casos de salpicar y salpicadura, quemar y quemadura, raspar y rapadura.En este caso en específico la palabra literatura hace referencia las letras, y por extensión, a la producción intelectual que implican las letras. La literatura es el producto del «litterator».

La literatura también se refiere al conjunto de las producciones escritas de un género, de un pueblo o de una época determinada. Cuando no se circunscribe a un determinado territorio ni época, sino que se abarca el conjunto total, se le denomina literatura universal, y se constituye en una muestra representativa de las más selectas obras literarias.

La literatura se puede recibir variadas clasificaciones, entre ellas, por periodos cronológicos. Por ejemplo: Literatura rética, literatura helénica, literatura del medioevo, literatura del siglo XX, literatura contemporánea, literatura del siglo XIX.

Así mismo, es susceptible de calificarse geograficamente, en donde deviene como la suma de las creaciones literarias que pueda producir un país. Por ejemplo: literatura griega, literatura itálica, literatura americana, celta, germana, indígena, etc.

De acuerdo al estilo narrativo de la literatura se genera el fenómeno de los géneros literarios, en donde podemos encontrar literatura realista, fantástica, de suspenso, épica, lirica, dramatico/»>dramática, retórica, etc.

La literatura también hace referencia al conjunto de obras que comprenden, abarcan, tratan o versan sobre una materia determinada y en forma más especializada. En este tipo de casos tenemos como ejemplos la literatura jurídica, la literatura científica, la literatura médica, musical, pianística, etc.

En forma coloquial se utiliza como sinónimo de palabrería, con respecto de alguien que habla mucho y que eso que expresa puede ser o no verdadero. Por ejemplo: «Su hermano echa mucha literatura».

Los géneros literarios: definición y características

La literatura es una de las formas de arte más antiguas y populares de la humanidad. Desde la antigüedad, los escritores han utilizado diferentes géneros literarios para expresar sus ideas, emociones y pensamientos de manera creativa y artística. En seguida, exploraremos los géneros literarios más comunes y sus características distintivas:

Género lírico

El género lírico se caracteriza por ser subjetivo y emocional. La poesía, las canciones y los poemas son formas de literatura lírica. En este género, el autor expresa sus emociones y sentimientos, utilizando un lenguaje poético y metafórico. A menudo se enfoca en temas como el amor, la muerte, la naturaleza y la belleza.

Género épico

El género épico se refiere a historias que narran hazañas heroicas y aventuras de grandes proporciones. Los poemas épicos, como La Ilíada y La Odisea de Homero, son ejemplos clásicos del género. Este tipo de literatura suele incluir personajes sobresalientes, batallas y viajes peligrosos. La trama es emocionante y la narrativa suele ser grandiosa.

Género dramático

El género dramático se centra en obras teatrales que se representan ante un público. Las obras de teatro, las óperas y los musicales son ejemplos de literatura dramática. Este género se caracteriza por el diálogo y la actuación en vivo. La trama se desarrolla a través de la interacción entre los personajes y se centra en los conflictos humanos y las emociones.

Género narrativo

El género narrativo es el más amplio y diverso de los géneros literarios. Incluye obras de ficción y no ficción, como novelas, cuentos, crónicas, biografías y autobiografías. El género narrativo se caracteriza por tener una trama que se desarrolla a lo largo de la obra, con un principio, un desarrollo y un desenlace. Los personajes son un elemento importante en la narrativa, y su desarrollo y evolución son parte fundamental de la historia.

Género ensayístico

El género ensayístico se centra en el análisis y la reflexión de un tema o problema específico. Los ensayos pueden ser literarios, filosóficos, políticos, sociales o científicos, y su objetivo es explorar ideas y argumentos de manera clara y rigurosa. Este género se caracteriza por la estructura formal, el razonamiento lógico y la argumentación persuasiva.

Grandes obras de la literatura universal

La literatura universal ha sido una fuente inagotable de grandes obras que han impactado y transformado el mundo de la cultura y el arte. Estas obras han sido escritas por autores de diferentes países y épocas, y han sido traducidas a múltiples idiomas, trascendiendo las barreras culturales y geográficas. En seguida, exploraremos algunas de las grandes obras de la literatura universal que han dejado una huella duradera en la historia:

Una de las obras más conocidas y valoradas de la literatura universal es «Don Quijote de la Mancha», escrita por Miguel de Cervantes en el siglo XVI. Esta novela ha sido considerada como una de las obras cumbre de la literatura española, y ha sido traducida a numerosos idiomas. «Don Quijote» es una sátira sobre la sociedad de la época, y sigue las aventuras del caballero andante Don Quijote y su fiel escudero Sancho Panza. La obra se ha convertido en un símbolo de la lucha contra la injusticia y la opresión, y ha influenciado a numerosos autores en todo el mundo.

Otra obra que ha dejado una profunda huella en la literatura universal es «Hamlet» de William Shakespeare. Escrita en el siglo XVII, esta tragedia sigue la historia del príncipe Hamlet de Dinamarca, quien busca venganza contra su tío Claudio, quien asesinó a su padre y se casó con su madre. «Hamlet» es una obra que explora temas universales como el amor, la venganza, la locura y la muerte, y ha sido considerada como una de las obras más importantes de la literatura inglesa. La obra ha sido adaptada en múltiples formas, desde películas y obras de teatro hasta óperas y ballets.

También se resalta dentro de la literatura universal es «Cien años de soledad» de Gabriel García Márquez. Publicada en 1967, esta novela sigue la historia de la familia Buendía en el pueblo ficticio de Macondo, y ha sido considerada como una obra cumbre del realismo mágico. La obra explora temas como la soledad, el amor, la muerte y la identidad, y ha sido traducida a múltiples idiomas. «Cien años de soledad» ha influenciado a numerosos autores latinoamericanos y ha sido una fuente de inspiración para la literatura y el cine en todo el mundo.

Finalmente, otra obra que ha dejado una marca indeleble en la literatura universal es «El gran Gatsby» de F. Scott Fitzgerald. Publicada en 1925, esta novela sigue la historia de Jay Gatsby, un hombre rico y misterioso que busca recuperar a su amor de la juventud, Daisy Buchanan. La obra explora temas como la riqueza, la decadencia, el amor y la ambición, y ha sido considerada como una de las obras cumbre de la literatura estadounidense. «El gran Gatsby» ha sido adaptada en múltiples formas, desde películas y obras de teatro hasta óperas y ballets.

La evolución de la literatura a través de la historia

La literatura antigua se caracterizaba por la transmisión oral de historias y mitos, así como por la creación de obras literarias en forma de jeroglíficos y pictogramas. En la Antigua Grecia, la poesía épica era una forma popular de literatura, con obras como la Ilíada y la Odisea de Homero, que contaban las hazañas de los héroes y dioses griegos. En la Antigua Roma, la literatura se centraba en la poesía y la prosa, con obras como las Epístolas de Cicerón y la Eneida de Virgilio.

Durante la Edad Media, la literatura estuvo influenciada por la religión y las creencias religiosas, con obras como la Biblia y los escritos de los Padres de la Iglesia. La literatura épica también se mantuvo popular, con obras como el Cantar de Roldán y la Canción de Roland. Durante el Renacimiento, la literatura experimentó una renovación en Europa, con la creación de obras como la Divina Comedia de Dante y las obras de William Shakespeare. Durante la Ilustración, la literatura se centró en la razón y la lógica, con obras como el Contrato Social de Jean-Jacques Rousseau y la Enciclopedia de Denis Diderot.

En el siglo XIX, la literatura se caracterizó por una mayor diversidad de géneros y temas, con la creación del realismo, el naturalismo y el romanticismo. El realismo se centró en la representación precisa de la realidad, con obras como Madame Bovary de Gustave Flaubert y Ana Karenina de León Tolstoi. El naturalismo, por otro lado, se centró en las fuerzas naturales que influyen en la vida humana, con obras como Germinal de Émile Zola. El romanticismo, por su parte, se centró en el individualismo y la emoción, con obras como Las flores del mal de Charles Baudelaire y Los miserables de Victor Hugo.

En el siglo XX, la literatura experimentó una gran variedad de estilos y géneros, desde el modernismo hasta la literatura posmoderna. El modernismo se centró en la ruptura con la tradición y la experimentación formal, con obras como Ulises de James Joyce y La metamorfosis de Franz Kafka. La literatura posmoderna, por su parte, se caracterizó por la ironía y la autoconsciencia, con obras como El nombre de la rosa de Umberto Eco y Cien años de soledad de Gabriel García Márquez.

La literatura en el cine y la televisión: adaptaciones y versiones

La literatura y el cine y la televisión han tenido una relación cercana desde hace décadas, con numerosas adaptaciones y versiones de obras literarias en la pantalla grande y chica. Desde clásicos como «El Padrino» de Mario Puzo hasta éxitos recientes como «Bridgerton» de Julia Quinn, la literatura ha sido una fuente de inspiración constante para los cineastas y creadores de televisión.

Una de las primeras formas en que la literatura se adaptó a la pantalla fue a través de las películas mudas. Muchas películas mudas se basaron en obras literarias populares, como «Los Miserables» de Victor Hugo y «Frankenstein» de Mary Shelley. Con la llegada del sonido, las adaptaciones de obras literarias se volvieron aún más comunes, con películas como «Lo que el viento se llevó» de Margaret Mitchell y «El mago de Oz» de L. Frank Baum.

En la década de 1950 y 1960, las adaptaciones de obras literarias se volvieron aún más populares, con películas como «Matar a un ruiseñor» de Harper Lee y «El graduado» de Charles Webb. La televisión también comenzó a adaptar obras literarias, con programas como «Playhouse 90» y «The Twilight Zone» adaptando historias de autores como Ernest Hemingway y Ray Bradbury.

En la década de 1970, las adaptaciones de obras literarias alcanzaron su punto máximo de popularidad, con películas como «El padrino» de Mario Puzo y «El exorcista» de William Peter Blatty. En la televisión, las miniseries se convirtieron en una forma popular de adaptar obras literarias, con «Raíces» de Alex Haley y «Shogun» de James Clavell siendo dos de las más exitosas.

En las últimas décadas, la adaptación de obras literarias ha continuado siendo popular, con películas como «Harry Potter» de J.K. Rowling y «El Señor de los Anillos» de J.R.R. Tolkien, así como series de televisión como «Juego de Tronos» de George R.R. Martin y «Big Little Lies» de Liane Moriarty. También ha habido un aumento en las adaptaciones de obras literarias en otros idiomas, como la serie de televisión alemana «Dark» y la película surcoreana «Parásitos», que ganó el Oscar a la Mejor Película en 2020.

Sin embargo, no todas las adaptaciones de obras literarias han sido exitosas. A veces, la adaptación puede no capturar la esencia de la obra original o incluso puede cambiar significativamente la historia y los personajes. También hay autores que se oponen a las adaptaciones de sus obras y se niegan a permitir que se realicen.

Para qué sirve la literatura

La literatura sirve como mecanismo de manifestación cultural, personal, psíquico, lúdico, etc.

Para el literato aficionado, en algunas ocasiones la literatura se convierte en una forma de exorcismo.
Una de las funciones de la literatura es expresar belleza y dignidad por medio del lenguaje.
El ejercicio de la literatura se convierte en todo un estimulante hacia la escritura y la redacción.

La literatura, como producción intelectual, también sirve para preservar el conocimiento de los pueblos, en todo tipo de forma.

Bibliografía ► Definiciona.com (abril 30, 2024). Definición y etimología de literatura. Recuperado de https://definiciona.com/literatura/